VERANO DE INVESTIGACIÓN

EST. DULCE STEPHANIA VALENCIA NEVAREZ

IPN, CIMAT

 

Yo estuve un semestre durante 2014 en UPIITA (unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingenierías y Tecnologías Avanzadas),  las escuelas en el IPN están divididas en unidades académicas, casi todas al norte de la ciudad de México, que es un lugar más frío de lo que esperaba.

 

Hubo algunos eventos donde conocimos a otros alumnos que estarían de movilidad y a otros de la escuela, las personas por lo regular son muy amables y dan muchos consejos sobre la ciudad, aunque es un lugar muy grande, los mapas y señalamientos son muy claros por lo que es fácil aprender a llegar a cualquier lugar, en la mayoría de lugares culturales dan descuentos a los estudiantes y es muy común encontrar ofertas o concursos de conciertos gratis.

 

La escuela dónde estuve solo tenía 3 carreras, mecatrónica, biónica y telemática, aún así era muy grande y llegué a sentirme perdida la primera semana, un dato cultural es que lo que ellos llaman “planta baja” en otros lugares del país es simplemente “el primer piso”, en la ciudad de México “el primer piso” corresponde a lo que aquí conocemos como “el segundo piso”, algo que parece insignificante, pero hizo que me equivocará de salón muchas veces y llegará tarde, los primeros días me preocupaba mucho por eso porque creía que ya no se podía entrar a clases, y aunque a nadie le gusta la impuntualidad, fue cuando me di cuenta que las reglas eran muy distintas, nadie pasaba lista de asistencia, no había uniforme, escoger las materias que quisieran con el profesor de su elección y en el horario que les pareciera mejor.

 


En clases se exigía mucho, también se explicaba muy bien, los profesores dominaban totalmente los temas, algunos dejan leer artículos o partes de libros en inglés como tarea o solo para aprender más, o hasta dan las clases en ese idioma, fomentan mucho la investigación y les gusta poner retos, puedo decir que no me aburrí ni un día.

 

Hay muchos eventos y concursos de robótica, debo añadir que ninguna clase es interrumpida por eso y en esos días se ven robots de todo tipo.

 

La mayoría de los compañeros que tuve eran muy abiertos a la conversación y así hice algunos amigos, siempre tenían preguntas para mí y yo para ellos.

 

Me sorprendía el entusiasmo por el conocimiento que veía en todos, siempre estaban leyendo al menos un libro y conocí a muchas personas que aparte del inglés sabían uno o dos idiomas más, el tema de la cultura no es un concepto anticuado sino que es parte de la vida cotidiana, quizá algunas personas están tan acostumbradas o sus ocupaciones los absorben tanto que han dejado de ver esto como una gran fortuna, el inmenso palacio de minería, tan grande que uno se siente pequeño como si fuera una maqueta, el palacio postal como entrar a un paraíso de cartas, la biblioteca Vasconcelos es un lugar casi surrealista, un sueño de cristal y libros, hay por las calles tanto contraste entre lo colonial y la modernidad de los grandes edificios.

 

Creo que fue una gran experiencia, que nos hace ver como se aprende en otros lugares, retos que no imaginábamos, datos culturales y la certeza de que hay más por aprender y más mundo que conocer.

 

Mi experiencia de movilidad  en el CIMAT  (Centro de Investigación en Matemáticas) fue durante el 5o Taller de Robótica y Planificación de Movimientos el 6 y 7 de febrero de 2014, con la convocatoria adicional de becas que cubría la estancia y alimentación, así que envíe mi artículo que tiene el nombre de “Diseño y construcción de una grúa electroneumática de aplicación portuaria” y la solicitud para la beca, aceptaron el artículo y también gané le beca.

 

El lugar donde nos hospedamos se llama CIMATEL (propiedad del CIMAT) que es como un pequeño hotel colonial justo frente a la iglesia de la Valenciana, en esa misma colonia se ubica el CIMAT, muchos lugares en Guanajuato están en cerros, en subidas y bajadas, el CIMAT  por ejemplo está en la subida de uno.

 

Guanajuato es en realidad una ciudad pequeña, aunque bonita y colonial, hasta que di con una papelería, ¡que era subterránea!, Guanajuato tiene muchos túneles y hasta comercios en ellos.

 

En el evento había alumnos de todo la república y de carreras diversas, venían de Zacatecas, Puebla, Monterrey, Tabasco, Sinaloa, etc, muchos trabajos tenían temas fuertes en matemáticas otros eran más de ingeniería aplicada, al exponer por ejemplo recibí la sugerencia de que la grúa podía también ser hecha en base a fractales.

 

Hubo conferencias magistrales y talleres, la mayoría de los investigadores eran extranjeros de distintas nacionalidades por lo que se acordó exponer en inglés, solo un profesor expuso en español.

 

Cuando las conferencias terminaban salíamos a la ciudad a conocer, es un lugar muy bonito y tranquilo, lleno de sitios interesantes e históricos.