Historia

 

La Escuela Superior de Ciencias de la Educación (E.S.C.E.), hoy Facultad de Ciencias de la Educación, se creó por acuerdo del H. Consejo Universitario en sesión celebrada el 14 de junio de 1974, durante la gestión del entonces Rector Alberto Herrera Carrillo. En ese año la Universidad de Colima iniciaba su etapa de desarrollo, siendo necesaria para la formación de profesores capacitados para ejercer la docencia en  las instituciones del nivel medio y medio superior. Su etapa de consolidación institucional se confirma a través del CONVENIO celebrado con el Gobierno de Estado en agosto de 1986.

Su creación se caracterizó por ofertar programas de licenciatura en la modalidad semiescolarizada, las cuales fueron en 1974:

  • Licenciado en Educación Media Especializado en Lengua y Literatura Españolas.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Matemáticas.
  • Licenciado en Educación Media Especializada en Biología.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Historia.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Geografía.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Físico-Química.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Educación Cívica y Social.

A partir de 1977 se ofrecieron licenciaturas por áreas siendo:

  • Licenciatura en Educación Media Especializado en Ciencias Sociales.
  • Licenciatura en Educación Media Especializado en Ciencias Naturales.
  • Licenciado en Educación Media Especializado en Lengua Extranjera (Inglés).

En 1981 se canceló la inscripción de nuevos alumnos con el fin de no saturar el campo de trabajo y evitar el desempleo; a la vez que se realizaba un análisis del mercado laboral que sirviera de base para la apertura de nuevas licenciaturas.

A partir de 1986 se reabrió la Escuela, ofreciendo para entonces las licenciaturas en Matemáticas, Lengua y Literatura Españolas, Audición y Lenguaje, Ciencias Naturales, Problemas de aprendizaje, Deficiencia Mental y Educación Física.

Momento especial en la vida de la ESCE se dio en 1995, al otorgársele el rango de Facultad al ofrecer programas de posgrado mediante la Maestría en Ciencias, Área Investigación Educativa; programa al que le siguieron las Especialidades en Orientación Educativa y en Enseñanza Media Superior, así como la Maestría en Desarrollo Docente. Indudablemente este hecho le imprimió una mayor proyección social y diversificación de su oferta educativa, que se tradujo en un incremento de su población escolar.

En el año 1999, la Secretaría de Educación Pública emite un decreto que cerraba la posibilidad de los programas semiescolarizados anuales, por lo que se propuso la oportunidad de ofertar algunos programas en la modalidad escolarizada, labor que inició con la reestructuración de los programas de Educación Especial y Educación Física y Deporte en 2001, y Educación Media Especializado en Matemáticas en 2002.

Con tres programas de licenciatura comienza la nueva vida de la Facultad de Ciencias de la Educación, quien teniendo una infraestructura de una antigua secundaria que poco favorecía el ambiente de aprendizaje de los estudiantes, ingresa a la dinámica institucional para adquirir recursos, por lo que en el 2003 se integra a la DES Pedagogía y a través del Programa Integral de Fortalecimiento Institucional (PIFI) 3.1 se adquiere mobiliario y equipo para las aulas y centro de cómputo, asimismo la universidad aporta a la facultad el acondicionamiento de las instalaciones, que fueron restauradas y habilitadas para estudiantes de educación superior.

Hoy en día la Facultad de Ciencias de la Educación cuenta con una infraestructura moderna y acorde a las necesidades educativas de los estudiantes, así como también con programas reconocidos por su calidad educativa avalados por organismos del COPAES.

 

Propósito

Brindar servicios educativos del tipo superior, en sus distintas modalidades, que aseguren la formación integral de los estudiantes, científicos y creadores de excelencia; el impulso a la generación, la aplicación, la preservación y la difusión del conocimiento científico, al desarrollo tecnológico y a las distintas manifestaciones del arte y la cultura, para contribuir a la transformación de la sociedad, en un marco de transparencia y oportuna rendición de cuentas. 

Infraestructura

La Facultad de Ciencias de la Educación cuenta con 18 aulas que se utilizan para las tres Licenciaturas: Educación Física y Deporte y Educación Media Especializado en Matemáticas que son en el turno matutino y la de Educación Especial que se imparte en el turno vespertino. Dos aulas son de Microenseñanza que funcionan como Cámara Hessel, la cual le permite al maestro observar el desarrollo de una clase impartida por un alumno, para detectar debilidades y fortalezas que posteriormente analizarán en conjunto, con el fin de mejorar la práctica docente y para diversas actividades.
Dentro del plantel se cuenta con una bodega de material didáctico y deportivo en la cual se tiene resguardado todo el material que requieran las programas educativos, dos módulos de baños para hombres y mujeres; hay un área de estacionamiento para profesores y otra para alumnos, el plantel cuenta con dos espacios para eventos masivos que son el Auditorio Profr. Benjamín Fuentes González, con una capacidad para 250 personas, en él se organizan eventos académicos, culturales y sociales; en la sala audiovisual se organizan eventos como exposiciones grupales, exámenes profesionales, actos de titulación, entre otros. Dos centros de cómputo que están distribuidos para clases de los 3 programas educativos que oferta la Facultad.
   



Hay además dos edificios con 15 cubículos para profesores investigadores de tiempo completo, que cuentan con sala de juntas respectivamente. Se cuenta a la fecha con tres laboratorios: Integral de Movimiento, que es un espacio para la realización de prácticas relacionadas con el desarrollo integral del estudiante, cuenta con amplio espacio para actividades en piso, colchonetas y equipo de sonido; un área de regaderas para el aseo de los usuarios. El Centro de Apoyo para la Educación Inclusiva cuenta con el equipo indispensable para la atención a personas con necesidades educativas especiales. El laboratorio de Habilidades que es un espacio equipado para que los estudiantes analicen los sistemas motor, nervioso central y periférico, así como el aparato fonoarticulador, anatómico y fisiológico, esto con el propósito de entender las patologías de la audición, la discapacidad intelectual, autismo, problemas de lecto-escritura, cálculo matemático, entre otras.

 

Organización